Cuidado Post Ortodoncia

Biblioteca en Línea de Educación Dental

Nuestro equipo de personal y especialistas dentales se esfuerza por mejorar la salud general de nuestros pacientes: se centra en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de afecciones asociadas con los dientes y las encías. Use nuestra biblioteca dental para aprender más acerca de los problemas y tratamientos. Si tiene preguntas o necesita programar una citacomuníquese con nosotros.

Cuidado Post Ortodoncia.

Un día, en un futuro no muy lejano, le quitarán los frenillos. Estará libre de bandas y brackets, podrá comer lo que quiera y pasar la lengua por dientes lisos y limpios. Pero incluso en ese día feliz, recuerde que aún no ha terminado con el tratamiento de ortodoncia: la fase siguiente, llamada retención, apenas está comenzando.

La retención es una etapa de seguimiento muy importante que suele implicar la utilización de un aparato de ortodoncia llamado retenedor. Existen varios tipos de retenedores, todos hechos a la medida.

Pero si ahora sus dientes están derechos, ¿por qué necesita un retenedor? Sencillamente porque, si no lo usa, ¡los dientes volverán a moverse hacia donde solían estar!

Los dientes no están fijados de manera rígida al hueso de los maxilares, sino que se mantienen en su lugar por una red de fibras llamadas ligamentos periodontales. Luego de que se mueven, pueden pasar varios meses hasta que el ligamento periodontal se ajuste a su nueva posición. Así que, si quiere mantener esa nueva sonrisa, y no desperdiciar todo el tiempo, esfuerzo y dinero que invirtió para conseguirla, es esencial que utilice su retenedor como se le indique.

Generalmente, el mismo día que se quitan los frenillos se toman las medidas para fabricar un retenedor. Luego de limpiar los dientes a fondo, es posible que se tomen nuevamente radiografías o impresiones de la mordida para revisar qué tan bien funcionaron los frenillos y cuánto se han desarrollado las muelas de juicio. Luego, se le preparará un retenedor.

Tres Tipos de Retenedores

Tres Tipos de Retenedores.

En la actualidad, existen tres tipos básicos de retenedores; cada uno funciona mejor en situaciones particulares. El retenedor "Hawley" es una pieza delgada de acrílico con forma de lengua, moldeada para ajustarse a su boca, con un cable que mantiene los dientes en su lugar. El retenedor Hawley es simple, duradero y fácil de quitar. Incluso es posible personalizar el arco de plástico con diferentes colores y diseños.

Otro estilo de retenedor muy popular es el alineador transparente, que tiene una apariencia similar al sistema de bandejas Invisalign®. Estos retenedores hechos de un plástico delgado y transparente, son hechos a la medida y diseñados para encajar con precisión sobre sus dientes. La ventaja principal es que son invisibles, sin cables a la vista. Estos retenedores también son fáciles de quitar, pero son un poco menos duraderos que los Hawley.

Por último, los retenedores fijos también son una opción para algunas personas, especialmente para los dientes antero- inferiores. Como su nombre lo indica, quien los utiliza no los puede quitar, pero tampoco son visibles. Este sistema utiliza un cable que se adhiere a los dientes por lingual. Puede permanecer en su lugar durante meses, o incluso más tiempo. A veces se recomienda este tipo de retenedor cuando existe un gran riesgo de que los dientes regresen a su posición anterior.

Un Período de Adaptación

Luego de un tiempo breve, la mayoría de las personas se adaptan bastante bien al uso del retenedor. En algunos casos, las personas producen más saliva durante el día después de colocarse cualquier tipo de retenedor por primera vez, una reacción normal de la boca frente a un objeto extraño. También es posible que al principio le sea un poco más difícil hablar con normalidad, pero ese problema desaparece a la brevedad. Por supuesto que siempre hay que quitarse los retenedores removibles al comer o al cepillarse los dientes, lo que es una gran diferencia en relación a los frenillos.

Al principio, probablemente se le indique que utilice el retenedor removible todo el día, todos los días. Ese período de utilización del retenedor durante 24 horas generalmente dura entre varios meses y un año. Luego, quizá solo necesite usarlo de noche. Finalmente, es probable que solo deba utilizarlo algunas noches a la semana.

Mantener, y Retener, Su Retenedor

Todos los retenedores necesitan una limpieza adecuada para mantenerlos limpios y libres de gérmenes. Se puede utilizar un cepillo de dientes suave y algunas gotas de detergente líquido u otro jabón líquido suave para limpiar la mayoría de los retenedores removibles. También se pueden usar limpiadores de dentaduras, en polvo o tabletas, al igual que limpiadores especiales para retenedores. Los retenedores fijos se limpian con el cepillado y el uso del hilo dental; también puede ser útil un enhebrador de hilo dental o un cepillo interproximal, según sea necesario.

Por último, siempre recuerde llevar, y utilizar, el estuche del retenedor. ¡Le sorprendería la cantidad de retenedores que terminan envueltos en una servilleta y son descartados por error! Tampoco exponga su retenedor al calor excesivo lavándolo en agua muy caliente o dejándolo sobre un calentador: podría deformarse y quedar inutilizable. Con un cuidado apropiado y uso a conciencia, el retenedor puede ayudar en la transición de los frenillos a una sonrisa sana y permanente.


Contact Us

Our Location

Office Hours
Monday:9:00 AM - 5:00 PM
Tuesday:9:00 AM - 5:00 PM
Wednesday:9:00 AM - 5:00 PM
Thursday:9:00 AM - 5:00 PM
Friday:9:00 AM - 5:00 PM
Saturday:Closed
Sunday:Closed